C.A.B.A, martes, 22 de agosto de 2017 21:34:52

Cultura 2017-07-20 13:25:00 | por Redacción LTP

"MIS AMIGOS SON MITAD LOCURA MITAD SANTIDAD"

Poema de Fernando Pessoa en el "Día del Amigo"

por Fernando Pessoa

 

Mis amigos son todos así, mitad locura mitad santidad, no los escojo por la piel, sino por la pupila que ha de tener un brillo cuestionador y una tonalidad inquietante, los .elijo con la cara lavada y el corazón expuesto, no quiero sólo el hombro o el regazo sino su mayor alegría.

 

Son así, mitad broma, mitad seriedad, no quiero risas previsibles, ni llantos piadosos. Quiero amigos serios de esos que hacen de la realidad su fuente de aprendizaje, pero que luchan para que la fantasía no desaparezca.

 

No quiero amigos adultos, los quiero mitad infancia, mitad vejez,niños para que no olviden el viento en el rostro, ancianos para que nunca tengan prisa. 


Tengo amigos para saber quien soy yo,pues,viendo los locos y santos, serios y bromistas, niños y ancianos, nunca me olvidare que la normalidad es una ilusión esteril.

 

Fernando António Nogueira Pessoa fue un poeta y escritor portugués considerado uno de los más brillantes e importantes de la literatura mundial y, en particular, de la lengua portuguesa. Tuvo una vida discreta, centrada en el periodismo, publicidad y el comercio, principalmente, la literatura, en la que se desdobló en varias personalidades conocidas com heterónimos. La figura enigmática en la que se convirtió motiva gran parte de los estudios sobre su vida y su obra.

 

Habiendo vivido la mayor parte de su juventud en Sudafrica donde estudió inglés hasta 1905, que tuvo importancia en su vida, pues Pessoa traducía, trabajaba y pensaba en ese idioma. De día, Pessoa se ganaba la vida como traductor. Por la noche, escribía poesía: no escribía «su» propia poesía, sino la de diversos autores ficticios, diferentes en estilo, modos y voz.

 

Publicó bajo varios heteronimos –de los cuales los más importantes son Alberto Caeiro, Álvaro de Campos, Bernardo Soares y Ricardo Reis–, e incluso publicó críticas contra sus propias obras, firmadas por sus heterónimos.

 

Murió por problemas hepáticos a los 47 años en la misma ciudad en que naciera, dejando una descomunal obra inédita que todavía suscita análisis y controversias.